Fashion

Reseña musical: ¡'Ship to Shore' del guitarrista británico Richard Thompson es una joya, con solos deslumbrantes!

Por más de medio siglo, el guitarrista británico Richard Thompson ha creado álbumes llenos de personajes curiosos, lamentos de amor, acordes oscuros, humor oscuro y un trabajo de guitarra incomparable.

Esto hace que cada lanzamiento sea motivo de celebración, lo cual es el caso con su nuevo álbum 'Ship to Shore'. Pone fin a una pausa de grabación de cinco años, la más larga de la carrera de Thompson. Su ritmo típicamente prolífico se vio ralentizado en parte por la finalización de su cautivante memorias de 2021, 'Beeswing: Perdiendo mi camino y encontrando mi voz 1967-1975'.

'Ship to Shore' ha valido la pena la espera porque el álbum cumple con su estándar consistentemente alto mientras suena como nadie más. Nunca ha cantado mejor, y sus solos ásperos son maravillas concisas y constantes.

Thompson produjo el set, grabado en Woodstock, Nueva York. Incluye su sólida sección rítmica de bajista Taras Prodaniuk y baterista Michael Jerome. David Mansfield proporciona violín ocasional.

El estado de ánimo es sombrío, como es habitual en Thompson, con gran parte de la música en tono menor mientras canta sobre demonios y fantasmas, miedo y terror, tiempos difíciles, trastorno de estrés postraumático y angustia - mucha angustia. El amor ciega, causa confusión, sale mal y se desvanece. 'El romance', concluye, 'está sobrevalorado' en la canción 'Confianza'.

Hay toques de britanismo, como cuando Thompson rimas coqueteo y sucio con camisa en 'Tal vez', una melodía inusualmente alegre que evoca las listas de éxitos pop de 1965 hasta que se desvía hacia un puente salvaje. Explora un interés en la música renacentista en 'The Old Pack Mule', una tonada con una guitarra apropiadamente espeluznante y un estribillo para cantar.

Otros aspectos destacados incluyen 'Turnstile Casanova', impulsado por un gancho brillante de guitarra y canto jovial, y 'La vida es un espectáculo sangriento', la historia de un alma muerta que se asemeja a 'Fergus Laing', el pícaro payaso en una canción de Thompson de 2015 del mismo nombre que pronto fue superada por eventos reales.

El set se abre con 'Freeze', una canción de marineros y un llamado a mantenerse activo. Thompson, de 75 años, sigue ese consejo, y en el cierre 'We Roll', reflexiona sobre la vida nómada que es resultado de su apretada agenda de conciertos.

'Debo estar loco', reflexiona el guerrero de la carretera, pero hay nuevas canciones por cantar.

Reseñas de música de AP: https://apnews.com/hub/music-reviews

Related Articles

Back to top button